Calidad de la educación

La calidad es, hoy por hoy, el tema dominante de reflexión a nivel de la política educativa mundial. Gobiernos, Ministerios de Educación, maestros y organismos multilaterales discuten y se preocupan prioritariamente por temáticas vinculadas con la calidad de la educación. Frente a la utopía que representó la universalización de la escolaridad primaria para los inicios del siglo pasado, brindar una educación de calidad a todos los individuos se convierte es la utopía del siglo XXI. Democratizar la calidad se ha convertido en el mayor desafío actual mundial para el sistema educativo.   La calidad de la educación es un concepto complejo e involucra diversos aspectos. Ya no se entiende como una consecuencia natural de la educación. Diversas investigaciones mundiales y nacionales han encontrado algunas características comunes a las instituciones educativas de mayor calidad. Entre ellas podemos citar:

 
  • La claridad y pertinencia de las metas institucionales. La identificación de la comunidad de maestros, padres y alumnos con éstas.
  • Los vínculos alcanzados con la comunidad y con otras instituciones 
educativas
  • El liderazgo pedagógico activo de su Director
  • La cohesión, el trabajo en equipo y colegiabilidad entre sus miembros
  • La estabilidad y las oportunidades de formación de profesores y directivos
  • La delimitación, pertinencia y precisión curricular
  • La claridad y periodicidad de las evaluaciones de los 
alumnos y la institución
  • El clima del aula y de la institución
 

Muy recientemente el MEN decidió crear el Índice Sintético de la Calidad de la Educación (ISCE). La idea principal es que la calidad es un concepto compuesto y que por consiguiente es necesario recurrir a diversos componentes para evaluarla. Es claro que dos instituciones de condiciones contextuales y culturales diferentes no son comparables, pero también es evidente que una institución educativa sí es comparable consigo misma en dos periodos de tiempo. Es por ello que, además de los resultados, el nuevo índice incluye el progreso que presenta la institución frente al año anterior. Incluye también la tasa de aprobación y el ambiente escolar. Estos dos últimos con menor ponderación que los dos primeros.

 

Este nuevo índice reconoce que una sola prueba no basta para evaluar un concepto compuesto como el de calidad de la educación. La introducción del ISEC debe ayudar a los rectores y a las comunidades educativas a mirar cómo está la calidad y cómo avanza en la institución en general y en cada uno de los ciclos educativos.

 

Desafortunadamente, el nuevo índice en esta primera ocasión tuvo exclusivamente en cuenta las áreas de lenguaje y matemáticas. Esto es equivocado ya que introduce sesgos negativos en el sistema de evaluación y estimula a que los colegios debiliten las áreas de ciencias humanas, artes y educación física. No sería comprensible la calidad sin tener en cuenta la integralidad. De allí que a corto plazo debe superarse esta debilidad inicial, particularmente teniendo en cuenta la amplia y diversa información que se recoge para los diversos grados, y en especial, el trabajo complejo y completo del ICFES por caracterizar las competencias de manera general e integral para los diversos grados. Asimismo, a mediano plazo deberán incorporarse las pruebas de competencias ciudadanas, que son  ̶ muy seguramente ̶  más confiables que las de factores asociados para caracterizar el ambiente escolar.

18 Diciembre, 2016

Resultados de las pruebas PISA: no hay mucho que celebrar

Resultados de las pruebas PISA: no hay mucho que celebrar Aunque el gobierno los quiso mostrar como la prueba de que estamos avanzando, los resultados de […]
20 Noviembre, 2016

Los riesgos de Ser Pilo Paga

Los riesgos de Ser Pilo Paga Ser Pilo Paga ha contado con una gigantesca campaña de publicidad. La pregunta es si lo que es tan bueno […]